Saintia Sho Stage 47 Spoiler Preview Pics

Saintia Sho Stage 47: Abismo

El ataque que lanzó Ares fue bloqueado, sorprendiéndolo. Saori usó el poder de Nike, la Diosa de la Victoria, que aparece en forma de mujer alada. Saori dice que no va a seguir permitiendo que el alma de Saga forme parte de los planes de Eris y le ordena que duerma. La imagen de Nike toma forma de báculo y Saori emana su Cosmo sobre Ares para purificarlo, pero él se resiste y le grita que no es el hipócrita que perdió con ella, él reafirma ser Ares, el Dios de la Guerra. El impacto es sentido por Shoko quien había caído al abismo.
Shoko está preocupada por Saori y se pregunta dónde están sus amigas, inmediatamente encuentra a Shaolin tumbada más abajo. Pregunta si está bien y va donde ella pero Shaolin despierta y le dice que no venga. De pronto Shoko se da cuenta que ambas están atrapadas por una telaraña en el nido de la araña Phonos, quien se acerca de detrás y le susurra que recuerda su olor y que parece estar ansiosa de ser devorada ya que vino a su nido. Pero Shôko rapidamente gira con un golpe, alejándose de ella y diciendo «es el hombre añara de aquella vez»
Phonos se rie y dice: «La misma princesa, caballo indomable y bulliciosa. No me llame con ese nombre extraño. Soy Phonos de la Masacre, el señor de las profundidades del Eden».
Shoko pregunta cómo puede estar vivo después de haber sido eliminado por Milo. Phonos responde que no hay vida o muerte para las Dríades, mientras que el Gran Árbol de su madre esté lleno de poder, las almas de ellos existirán y podrán materializarse. Dice que acaba de despertar hambriento y se pregunta: «La princesa caballo indomable o la osita asustada, ¿cuál de las dos debo tomar? Shaolin se irrita y lo llama pervertido, mientras Shôko dice que no se quedará parada como antes mientras es comida por una araña y lanza su «Equuleus Ryûsei Ken» (Puño Meteoro de Caballo Menor).
Para su sorpresa, Phonos logra burlar todos los meteoros como si pasaran a través de él. Shaolin también ataca con su «Kyokutenshicha Seiken» (Puño Sagrado de las Siete Estrellas Polares), pero Phonos desaparece. Ellas escuchan su voz diciendo: «Vaya, vaya… no pasan de ser unas molestas princesas en apuros dando ataques desesperados en mí. Pero, es imposible que se comparen a mis movimientos en la oscuridad de este abismo, y es imposible escapar. Ustedes serán mis presas de cualquier manera». Shoko grita «¿Dónde estás? ¡Cobarde! ¡Aparece!». Phonos dice que ahora van a probarlo y aparece con su ataque «Desperado Bite!» (Mordida Forajida) golpeando fácilmente a ambas. Phonos se aproxima preguntando si ya fue suficiente, además dice que ahora las descuartizará y se pregunta qué parte arrancar primero. Shôko está disconforme por su fuerza y se pregunta si el poder de una Saintia es capaz de derrotarlo. Pero Shaolin dice que tiene una idea, que será todo o nada, pero irá bien si se calman y no pierden la oportunidad. Shoko dice que entendió.
Cuando Phonos está por atacar, ellas se miran y luego a él. Phonos rie y lamente que tenga que comerse aquellos ojos que no pierden la esperanza. Las dos saltan arriba de Phonos y Shaolin usa su técnica llamada «Gokuten Hokushin Hiromitsu» (Luz de Estrella del Norte del Cielo Polar) que molesta la visión de Phonos.
Shaolin dice «¡Lo sabía, sus ojos son débiles contra la luz fuerte!» y Shoko dice «¡Muere, hombre araña! ¡Equuleus Suisei Ken! (Puño Cometa de Caballo Menor)». Esta vez el golpe alcanza a Phonos. Las otras Saintias llegan después de ver el brillo de la técnica de Shaolin. Ellas están aliviadas porque ambas están bien y dicen que no podían ver el camino en la oscuridad. Shoko dice que todo fue gracias a Shaolin, y ella dice que sólo fue una técnica de distracción. Shoko responde que no sólo por la técnica sino por darle coraje, mientras deja a Shaolin contenta.
Katya y Mii dicen que necesitan encontrar una salida, porque es peligroso estar ahí. Ellas notan que Erda está preocupada, y ella les dice que las Dríades son molestas y que no siempre el trabajo en equipo funcionará. Si bajan la guardia corren peligro de ser asesinadas por el enemigo. Pero si actúan solas es peligroso, por lo que deben seguir observándose unas a otras con cierta distancia. Katya está de acuerdo y dice que su misión no es derrotar a las Dríades, sino entregar el artefacto divino a Athena lo más pronto posible. Si ellas se separan tal vez el poder divino que tienen se debilite. En ese momento, alquien interrumpe diciendo «¿Entonces están preocupadas de quedarse solas?». El capítulo termina con DeathMask surgiendo delante de las Saintias y diciendo: «¡Qué lástima! ¡Todas serán completamente aniquiladas aquí!»

Credito Taizen Saint Seiya
Fuente earth二2.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.